En los sectores profesionales son muy comunes el calzado de seguridad, construcción, minería, et.
El propósito de este tipo de calzado no es otro que la protección de los pies de los trabajadores.


Dependiendo de los requerimientos en el puesto de trabajo o las condiciones en que se realiza este hay varios tipos de calzado, pero hay una serie de características comunes en todo este tipo de calzado... No transpira, son muy rígidas y pesadas.

 

¿Qué problemas pueden sufrir nuestros pies si utilizamos este tipo de calzado?

 

El principal problema que nos encontramos del calzado de seguridad es la falta de transpiración, por lo que el aumento de sudoración es más grande, lo cual supone un mayor riesgo de infección por hongos y bacterias.

 

El exceso en el peso de este tipo de calzado, junto con la suma de horas que se utilizan así como en posiciones complicadas puede provocar talalgias y dolor en el talón, además de pesadez, dolor de pies y piernas.

 

La mayoría de estos calzados tienen una puntera de metal, para protección de los dedos, lo cual provoca una mayor rigidez lo que puede provocar alteraciones en las uñas, hematomas o uñas incarnadas. Esta rigidez puede provocar un movimiento limitado en la zona del tobillo pudiendo provocar tendinitis del tendón de Aquiles.

 

Fatiga muscular. En personas con los pies cavos o planos la utilización de botas de seguridad puede provocar fatiga muscular.

 

 

 

5 Consejos para evitar problemas en los pies si utilizo botas de seguridad.

 

1. La oferta de botas de seguridad es muy extensa. Como hemos señalado antes, uno de los principales problemas de este tipo de calzado es su peso. El consejo es tratar de escoger la menos pesada.

 

2. Otra de las cosas en las que deberemos fijarnos antes de comprar unas botas de seguridad es que tengan la anchura suficiente para poder mover los dedos de los pies.

 

3. Si la bota está fabricada con materiales naturales conseguiremos una mejor transpiración y de esta forma evitar la posible infección por hongos

 

4. Si notamos molestias se recomienda acudir al podólogo. Existe la posibilidad de que las molestias pudieran derivar en una lesión más grave si no se trata a tiempo.

 

5. Se recomienda en cualquier caso utilizar antitranspirantes o productos específicos para los propios pies con el fin de evitar la humedad y por extensión las infecciones. Recomendamos airear las botas todos los días después de la jornada de trabajo e desinfectarlas con productos indicados para ello. 

En Laboratorios Herbitas disponemos de productos para la desinfección, y eliminación de los malos olores, te proponemos algunos de ellos como las Plantilla SinOdor Triple Acción o el Spray Limpiador de plantillas SinOdor.