La diabetes es una enfermedad metabólica en la que se produce un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre y en la orina. Una de las complicaciones que puede conllevar no controlar adecuadamente esta enfermedad es la aparición del pie diabético.

 

pie diabetico 

 

El tratamiento de la diabetes se centra en intentar regular de nuevo los niveles de glucosa, para poder mantenerlos en unos baremos saludables. No seguir el tratamiento adecuado o la falta de diagnóstico es la una de las principales causas de la aparición de complicaciones como el pie diabético. Además, pueden influir otros factores como la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia.

 

Diagnóstico del pie diabético

 

La hiperglucemia (exceso de azúcar en la sangre) que se produce en los pacientes con diabetes puede causar daños en los nervios y en los vasos sanguíneos, produciendo una pérdida de sensibilidad en los pies.

 

Esto hace que los pacientes que la sufren puedan no notar las llagas o rozaduras, que se acaban complicando y convirtiéndose en úlceras o infecciones. Estos es lo que conocemos como pie diabético. En los casos más graves, se puede llegar incluso a la amputación del pie.

 

Los pacientes que sufren hiperglucemia tienden a estar inmunológicamente deprimidos (bajas defensas), esto unido a la mala circulación de la sangre en los pies, hace que sea más complicado curar las úlceras e infecciones. Por ello, hay que prestar mucha atención antes de que se produzcan.

 

Prevención del pie diabético

 

En primer lugar, lo más importante para prevenir la aparición del pie diabético es mantener un control estricto de la glucemia en sangre, siguiendo correctamente el tratamiento con insulina o hipoglucemiantes orales. Para ello, también es necesario seguir una dieta equilibrada y practicar deporte, para evitar la aparición de obesidad.

 

También es muy importante no fumar; ya que la nicotina presente en los cigarrillos hace que empeore la circulación sanguínea, siendo los pies una de las principales zonas afectadas al encontrarse más lejos del corazón.

 

Además, es esencial cuidar la higiene de los pies:

 

-Revisar los pies todos los días, para detectar la posible aparición de callosidades o heridas. Poniendo especial atención en la planta del pie y en las zonas interdigitales.

 

-Lavar los pies todos los días y secarlos bien, poniendo especial atención en la zona interdigital. El jabón podológico Derma Feet está especialmente diseñado para la higiene diaria de los pies, respetando su ph.

Jabón podológico Dermafeet

 

-Mantener la piel de los pies hidratada en todo momento. La crema para pie diabético Derma Feet ofrece máxima hidratación a la vez que favorece la microcirculación.

Crema para pie diabético dermafeet

 

-Utilizar calcetines o medias suaves y sin costuras, para evitar rozaduras o heridas que puedan derivar en úlceras. Los calcetines Diavital para pie diabético no tienen costuras y cuentan con una amortiguación extra en la planta del pie, además, favorecen la microcirculación y evitan el crecimiento de bacterias y gérmenes, por su composición con fibras especiales.

Calcetines para pie diabético

 

-Utilizar zapatos de buena calidad que se adapten al pie. Es recomendable comprar los zapatos a la hora del día en la que los pies estén más hinchados, para evitar que puedan apretar demasiado.

 

-Las uñas de los pies se den cortar en línea recta, sin apurar los bordes para evitar la aparición de uñas incarnadas. Es aconsejable usar una lima para pulir los bordes.

 

Síntomas del pie diabético

 

Como hemos visto anteriormente, una vez que una persona es diagnosticada con diabetes debe prestar mucha atención a sus pies; ya que en cualquier momento puede aparecer el pie diabético.

 

Los primeros síntomas de alarma pueden ser el enrojecimiento de algunas zonas del pie, la presencia de callosidades que no mejoran y por último la aparición de pequeñas heridas. Estas lesiones, que en un principio pueden ser pequeñas, si no se tratan de forma adecuada, pueden llegar a convertirse en úlceras profundas, llegan a afectar al hueso.

 

En casos muy avanzados estas úlceras profundas pueden causar la gangrena del pie, llegando al punto de la necesidad de amputación de la extremidad.

 

Tratamiento del pie diabético

 

El tratamiento del pie diabético es muy diverso, debido a que se puede presentar en formas muy diversas, aunque el principal síntoma con el que se encuentran los profesionales es la presencia de úlceras en el pie.

 

En un estado poco avanzado de la lesión, la intervención se centra en una protección o recubrimiento adecuado, tratamiento de la infección y eliminación de la presión.

 

En primer lugar, se debe producir un desbridamiento o aseo quirúrgico de la zona, para eliminar el tejido muerto o infectado. Esta operación debe realizarse con mucho cuidado, para evitar dañar el tejido sano.

 

Una vez realizado el desbridamiento, los apósitos protegen la zona afectada de posibles traumas, absorben el exudado, y pueden ayudar a curar la infección, promoviendo a su vez la cicatrización de las úlceras. En la tienda online de Herbitas contamos con una gran variedad de vendas y apósitos además de plantillas especiales como la plantilla Ecoflex diabética moldeada o la plantilla Evalim Geriátrica; y cremas especiales para el cuidado del pie diabético.

Plantilla para pie diabético

 

También son efectivas en el caso del tratamiento de úlceras por pie diabético las férulas de descarga. De esta manera conseguimos que la zona afectada no sufra presiones, favoreciendo la circulación sanguínea.

 

Para la realización de este tratamiento es recomendable usar fieltro adhesivo La descarga se realiza aplicando el fieltro alrededor de la úlcera, utilizando un diseño adaptado al tamaño, localización y biomecánica del paciente. Esta adaptación debe ser realizada por un podólogo experimentado.

 

En algunas ocasiones puede que las úlceras del pie diabético estén infectadas, por lo que será necesario realizar un estudio de la infección y diagnosticar el mejor tipo de antibióticos para ayudar a la buena cicatrización.

 

En principio, un correcto drenaje de los focos infecciosos y un desbridaje de la lesión son las mejores medidas contra la infección en el pie diabético junto con la correcta aplicación de un tratamiento antibiótico.

 

Úlceras del pie diabético según su severidad

 

Según la gravedad de la lesión por pie diabético podemos distinguir entre diversos grados:

 

-Grado 0: callos o durezas o grietas. El tratamiento más adecuado es lavar los pies con agua tibia y aplicar una crema hidratante 1 0 2 veces al día. La crema para pie diabético Derma Feet es perfecta para este tipo de tratamiento.

 

-Grado 1: úlcera superficial. Se debe mantener reposo absoluto del pie lesionado durante 3-4 semanas, limpiándolo a diario con suero fisiológico y cubriéndolo con apósitos. Se debe valorar y controlar la lesión cada 2 días.

 

-Grado 2: úlcera profunda. Mantener reposo absoluto del pie lesionado y evaluar la zona para detectar una posible infección. Se llevará a cabo un desbridamiento minucioso y tratamiento antibiótico.

 

-Grado 3: absceso, osteomielitis o signos de sepsis. El paciente debe ser hospitalizado para realizar un desbridamiento quirúrgico y tratamiento con antibióticos vía parenteral.

 

-Grado 4: gangrena en uno o varios dedos. El paciente debe ser hospitalizado para estudiar circulación periférica y valorar tratamiento quirúrgico.

 

-Grado 5: gangrena del pie. El paciente debe ser hospitalizado para amputación.

 

Lo más importante ante las sospechas de la posible aparición de pie diabético es acudir a un podólogo y seguir los pasos para su prevención desde el momento que se diagnostica la diabetes.

 

En Laboratorios Herbitas podrás encontrar un completo dossier sobre el pie diabético, disponible para su descarga en el siguiente enlace.