Aunque ya existen investigaciones encaminadas a imprimir en 3D cartílagos y tejidos óseos con células madres, un equipo de investigadores de las universidades de Northwestern e Illinois, en Estados Unidos, han desarrollado una alternativa, que podría ser útil para reparar lesiones óseas, incluyendo fracturas, lesiones de columna vertebral, dentales o faciales.

Compuesto por un material que contiene minerales de huesos naturales, el dispositivo logra atraer las células del tejido óseo para acelerar la regeneración del hueso a su alrededor.

 

 

Para ello, los investigadores han creado, mediante impresión en 3D, un implante de hueso sintético que induce a la regeneración ósea y el crecimiento del tejido a su alrededor.

Este material, llamado hueso “hiperelástico”, se puede personalizar fácilmente y podría tener un menor coste que las técnicas de regeneración utilizadas en la actualidad, según explican los desarrolladores.

 

 

Al colocarse este material en animales, lograron integrarse con el tejido de su alrededor hasta regenerar las células óseas de vértebras de ratas y recuperar el defecto craneal de un macaco. Gracias a que el material contiene células ya presentes en los huesos, el implante no causó rechazo en los animales.

 

 

También existen otros grupos de investigadores que avanzan en esta jóven ciéncia, como es el equipo del Centro Médico de la Universidad de Columbia (EEUU), que ha desarrollado un método para el tratamiento de los meniscos dañados mediante implantes impresos en 3D.                              

 

 

Utilizando estos innovadores implantes totalmente personalizados creados con una impresora 3D, se convierte en la primera reparación efectiva y duradera para el menisco dañado.

 

Jeremy Mao, líder del estudio, explica:

Eliminar algunas zonas mediante cirugía puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón, pero deja a la rodilla sin el amortiguador natural entre el fémur y la tibia, lo que aumenta considerablemente el riesgo de artritis”.

 

Tras estos experimentos, los investigadores esperan empezar a probar pronto estos implantes con humanos. 

"El tiempo de respuesta para un implante personalizado para una persona podría tener un plazo de 24 horas", señala Shah. 

 

Aunque la investigación está unicamente en proceso, estamos seguros de que gracias a la impresión en 3D, los huesos artificiales podrán ser usados en cirugía, para así, mejorar nuestra calidad de vida en el futuro.

 

 

Aquí podéis ver el vídeo de cómo se crea un menisco en 3D: